Por mucho cariño y buenas palabras que los veteranos quieran darle al equipo, la falta de gol ha ido imponiendo una vez más su eterna ley, porque nadie puede sobrevivir a ella.

Más...